17.01.2022 Luis María Carresse analizó la situación Agropecuaria del país

POR AGUSTÍN DÍAZ BENÍTEZ

La ola de calor que rigió desde el martes 11 de enero y que se extendió hasta el domingo pasado complicó aún más la situación de sequía de Uruguay, provocando que se rompieran récords de temperaturas, como el del pasado jueves, cuando en el noroeste del país se alcanzaron las más altas desde 1961.

La falta de precipitaciones en el territorio nacional agravó la situación en los campos de Uruguay, y cabe recordar que desde hace un puñado de días, luego de reuniones del Comité de Emergencia Agropecuaria, el ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, resolvió declarar Emergencia Agropecuaria por déficit hídrico en algunas zonas del país.

Para conocer más detalles de la situación que se vive tierra adentro, Luis María Carresse, director de Descentralización del MGAP, brindó un panorama al respecto de la problemática actual.

El jerarca relató que «han sido días complejos, con un inicio de año atípico y particular. Si bien sabemos que la emergencia por déficit hídrico nos ha acompañado en años anteriores, a esta oportunidad debemos sumarle la ola de calor con cifras récord y los incendios forestales que todo tiene un mismo inicio que es la sequía reinante». 

Según el jerarca «la ola de calor trastocó la avicultura, dado que las aves han sufrido mucho los últimos días con los más de 40 grados y ni que hablar al calor lo sufren animales sino también las plantas. Por ende, se ha sufrido en la producción de leche, carne, la baja del forraje de buena cantidad y calidad por estos, como también cultivos que estaban en pleno llenado de granos como es el maíz». En una reflexión esperanzadora, Carresse, destacó que «las lluvias que han surgido en estas horas y que continúen en la semana están siendo importante para salir del momento y pasa a ser un elemento importante por estas horas».

Consultado sobre el dinero invertido que se perdió a raíz de estas semanas complejas para los diferentes sectores, el dirigente local colorado, mencionó que «cuantificar desde ya es complejo porque hay productores que aún no dieron toda la información, pero ayer estuvimos de recorrida por criadores de pollos y aves ponedoras que han sufrido más y se ve mucha pérdida principalmente por Canelones. Se logra cuantificar, pero la información la tendremos en unos días», añadiendo que «aún no podemos cerrar esta etapa a pesar de las lluvias que están apareciendo y las bajas en la temperatura».

Carresse fue concreto y afirmó que este es de los peores momentos que ha atravesado esta gestión y lo explicó en que «se ha juntado mucha cosa: la ola de calor, el déficit hídrico, los incendios forestales que nos tiene a maltraer desde el 31 de diciembre en el litoral principalmente. En este momento estamos con todas las alertas junto a los directores departamentales habiendo suspendido todo tipo de licencia y poniéndonos activos en este momento duro. Hemos encontrado un enorme respaldo dentro del ministerio y una enorme fortaleza desde la unidad de descentralización, por lo que nos enorgullece, pudiendo dar respuesta a los productores en tiempo récord. También a lo que refiere a las sequías hemos trabajado en unidad con las intendencias, SINAE, CECOED, teniendo muchas soluciones, sumándose la línea directa con ANTEL y UTE que han sido fundamentales en este momento».

ASISTENCIA

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca intenta acelerar los pasos para que llegue rápido a manos de las intendencias comprendidas dentro de la zona de Emergencia Agropecuaria, la partida de $ 600.000 para asistir a los productores afectados.

Sobre esto, el director mencionó que «esta plata es de libre disponibilidad para las intendencias y ya se puede empezar a gastar. Esto surge porque la Unidad de Descentralización y Desarrollo Rural, viene con una gimnasia importante sobre la emergencia agropecuaria ya que desde que asumimos nos hemos enfrentado a varias de estas, entonces hemos aprendido cuáles son las herramientas que se pueden volcar al productor, qué soluciones podemos darle rápidamente, y en este ámbito, el año pasado volcamos 20 millones de dólares para las intendencias en lo que significó la mejora en 3000 productores en tajamares. Hoy por hoy estamos apostando a partidas fijas de 600.000 pesos para las intendencias donde se ha declarado algunas seccionales la emergencia agropecuaria y un plus por cada seccional, por ende, el mínimo son 600.000 pesos». Así, «las intendencias se comprometen a que cada peso que reciben del MGAP, ponen exactamente un peso. Quiere decir que cada uno de los departamentos en emergencia agropecuaria, tiene la libre disponibilidad para dar soluciones y asistir con 1.200.000 pesos, mínimo. Puede ser destinado a fardos, agua, insumos, ración, accesorios, cuestiones de bebederos, etc. Queremos atacar directamente a la problemática y nos parecía importante dotar de presupuesto a las comunas».

Según destaca el diario capitalino EL PAÍS, en los últimos días, la secretaría de Estado sumó 2,5 millones de hectáreas a las declaradas previamente en Emergencia Agropecuaria y en total área afectada abarca 5,1 millones de hectáreas. Se incluyeron: en Cerro largo, las Seccionales Policiales: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 12ª, 14ª, 15ª y 16ª. En Lavalleja: 3ª, 5ª, 11ª y 12ª. En Salto: 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, 6ª, 7ª, 8ª, 9ª, 15ª, y 16ª. Finalmente en Treinta y Tres se agregó la 6ª.

A su vez, se incorporaron al área afectada las Seccionales Policiales 3ª, 10ª y 12ª al departamento de Durazno, la 10ª de Florida, en Paysandú: 6ª, 7ª y 8ª y en Río Negro: las 8ª, 10ª y 11ª.

El director de Descentralización del MGAP Destacó que el litoral es la zona más afectada del país, donde «los departamentos de allí son los más golpeados en el último tiempo, aunque algunos departamentos del centro del país con suelos más superficiales vienen siendo sumamente golpeados».

CRÉDITO

Está vigente el Plan de Apoyo del Banco de la República (BROU) a los establecimientos ganaderos y lecheros afectados por la sequía. El crédito alcanza a clientes de cartera de créditos del BROU con calificación hasta 2B, con cupo de crédito vigente o en trámite de renovación. Incluye a nuevos clientes que cumplan los requisitos y es para todas las categorías de vacuno y ovino, los importes se fijan de esta manera: U$S 55 por vaca o novillo; U$S 35 por ternero/a y vaquillonas de 1-2 años; U$S 15 por ovino. El vencimiento es el 30 de abril de 2023 y se pagará siguiendo el cronograma que se detalla a continuación: Intereses devengados al 30/06/2022; 40% capital más intereses devengados al 31/10/2022; 60% capital más intereses devengados al 30/04/2023.

Al respecto Carresse destacó que «todos los años el Fondo Agropecuario de Emergencia, ante la declaración de emergencia libera partidas. Por el trabajo en conjunto con República Microfinanzas, por cada peso que ponemos, equivale a tres y lo que hacemos es subsidiar los intereses. 9% lo subsidiamos cinco puntos por lo que queda en 4% que los productores acceden a ese crédito de libre disponibilidad por microfinanza y es de libre disponibilidad equivalente a 50 dólares por unidad ganadera, donde, puede perfectamente buscar una solución integral de agua, forraje, etc. Ya no se le da ración, sino que le otorgamos el dinero para que la persona encuentre la solución que entienda debe darle a sus cosas».

Además, entre otras de las líneas de trabajo con el BROU, mencionó que «el interés es de 3,5% sin límite de hectáreas y se entrega 50 dólares por unidad ganadera. Hoy por hoy tenemos estas herramientas para los paliativos de la sequía. Lo que impacta con las intendencias y por otro lado el FAE con microfinanzas para los lecheros y ganaderos con un 4% abarcando también con los apicultores».

El jerarca agregó que «ya se declaró la emergencia forestal por los incendios en el litoral y no se descarta la misma emergencia para Canelones y zonas aledañas. En estas horas se ampliará la zona de emergencia y aparte del sector forestal, apicultura, ganadería y lechería, con la posibilidad de sumar a la avicultura».

Respecto al análisis del departamento de Lavalleja en estos momentos donde el resto del país sufre en demasía, comentó que «a nivel de forraje estamos algo mejor que los lugares más afectados y donde reinó el caos. En otros planos, dependemos de los tipos de suelo y las diferentes secciones. No hay ningún extremo que se asemeje a la realidad que vive el litoral y zona oeste. Nuestros suelos tienen características propias con mucha agua, a pesar de otros que están algo más comprometidos sin tanto cause de agua».

Por otra parte, «otros sectores como la avicultura y el arroz, no están teniendo mayores niveles de conflictividad y la soja ha estado algo más complejo, aunque se puede recuperar con el agua que se pronosticó. A nivel forraje y ganado hemos estado algo más comprometido, pero ni por asomo llegamos a lo que en algún momento vivimos en los años 2008 y 2009. En las últimas horas recorrí alguna feria ganadera y no se ve a la gente desprendiéndose de las cabezas de animales, sino que está apostando a quedarse con el mismo o está buscando mercados alternativos o medidas paliativas». 

«Pasando raya, Lavalleja está en un nivel medio en comparación al resto del país en situación similares dentro de parámetros normales. Lavalleja no está dentro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.