30.11.2023 Perfil de Joaquín Hernández

0

Invierno del 92

Por Karen Corbo

Una muchedumbre de adolescentes y jóvenes concurrieron al concierto que dieron las bandas El Cuarteto de Nos y No Te Va Gustar el 7 de setiembre de 2007 en el Estadio Municipal. Si bien era invierno, la nochecita estaba particularmente cálida, dado que durante unos días en esa época se desarrolló un veranillo. Esa noche llegó a Minas el «Raro Inflamable Tour», que reunía actuaciones de ambas bandas y reunía los discos «Raro» de El Cuarteto de Nos» y «Todo es tan inflamable» de No Te Va Gustar.

Primero fue el turno del Cuarteto. Con la algarabía propia de ver dos bandas muy populares, los jóvenes corearon hits como «Yendo a la casa de Damián», «Ya no sé qué hacer conmigo» e «Invierno del 92». Precisamente, en el invierno de 1992 nació en Minas Joaquín Hernández, el próximo presidente de la Junta Departamental de Lavalleja, que asumirá sus funciones hoy a las 19:30 horas.

ADN

Joaquín Gabriel Hernández Pérez nació en Minas el 6 de agosto de 1992, aunque su crianza transcurrió en Mariscala. «Soy minuano de nacimiento pero mariscalense por ADN porque tengo abuelos, bisabuelos y padres mariscalenses. Mi infancia fue muy linda, en Mariscala, una infancia en la que se mezcla el pueblo y el campo. No agarré la época del celular, agarré la época de la casita del árbol, de la jugada en conjunto con los amigos, de estar afuera de la casa y no adentro en la computadora ni en el celular. Agarré como esa época de que las cosas eran más sanas y se vivía de otra forma. La época de ir al campo a acampar o a pescar, de ir a quedarse a dormir a la casa de un amigo, de que los bailes no empezaron a tan joven edad sino que empezaron un poquito más de grande. Y toda la sanidad que tiene Mariscala, esa solidaridad que se ve reflejada en la gente es tal cual, se vive desde chico», recordó Hernández.

«Fui a la escuela 13, que cuando entré no tenía nombre y después con los años se le puso Joaquín Torres García. Me acuerdo que hicimos un mural con algunas pinturas que reflejaban el arte de Joaquín Torres García. Fui al liceo en Mariscala también y al jardín de infantes», relató. Este punto en la etapa educativa marcó un cambio en su vida, dado que para poder finalizar sus estudios de enseñanza secundaria debió viajar hasta Aiguá porque en Mariscala no había bachillerato.

La facultad

La gran mayoría de los estudiantes del interior que deciden y tienen la oportunidad de realizar una carrera terciaria se han enfrentado a dejar su ciudad y desplazarse hacia la capital del país. Este también fue el caso de Hernández, quien siempre tuvo claro qué carrera realizar y «me metí en la Facultad de Derecho. Me fui a vivir a Montevideo, ese éxodo de la juventud que hay que hacemos todos todo el tiempo, que ahora como que se da más genuino porque los kilómetros se han vuelto más cercanos pero en el año 2010 era un poco lejano aún», expresó.

«Fui a la Facultad de Derecho pública. De facultad fueron de los mejores años de mi vida, integré la Corriente Gremial Universitaria, milité en la CGU. Mi padre lo tenía un poco más claro, mi madre tenía la esperanza de que el estudio fuera lo que primara y no tanto la militancia política, salió perdiendo mi madre por supuesto. Desde ahí te encontrás otro mundo, encontrás que conocés gente que está en la misma que vos, que viene de otros departamentos, que tiene las mismas realidades o distintas y que tienen una mirada parecida. Ahí me topé con un concepto, que dejó de ser concepto y para mí empezó a ser una bandera que es la descentralización. Esa descentralización de la que se lucha desde facultad, que es la descentralización de la educación. La descentralización de que jóvenes que no pueden ir a estudiar a Montevideo se busquen los medios para que traten de ir. Ahí te encontrás con la historia, con la historia del Partido Nacional, de la CGU, del Movimiento Universitario Nacionalista, de gente de nuestro departamento que estuvo vinculada a ese movimiento, como por ejemplo (Héctor) ‘Bolita’ Leis que fue uno de los fundadores en el año 1960 y pico. Ahí ves que el camino es medio parecido, todo te va conduciendo hacia la actividad política», reflexionó.

La política

De la mima forma que encontró la bandera de la descentralización, hizo lo propio con una gran herramienta: la política. En ese momento «seguí la facultad pero con menos constancia que la actividad política, estoy próximo a recibirme pero entre hacer dos cosas de forma regular y hacer una bien, prefiero lo segundo. He dedicado la corta vida que he tenido a la actividad política en Mariscala pero ahora en el departamento», comentó.

Pero además de una valiosa herramienta, la política es un bichito que contagia y se mete en el cuerpo de quien la siente en cualquier etapa de su vida, incluso cuando no se tiene ni edad para votar. «Desde chico, mi abuelo tenía una muy buena relación con Washington Beltrán y también en la época de que los candidatos salían durante un mes a recorrer el país en la casa de mi bisabuelo en el campo paraban políticos de todos los pelos pero principalmente los blancos, porque él era blanco. Estos cuentos los tengo por mi padre y esto un poco se trae en el ADN. En las épocas de elecciones era lugar de reunión. En la casa de mi abuelo en Mariscala también se respiraba política, era una persona bastante política. Tengo lista viejas como la 97 del Partido Nacional Independiente, donde integraba esa lista el abuelo de mi padre. Van quedando esas cosas en la familia, eso se contagia. En mi casa siempre se habló de política desde muy chico, mi madre es colorada, mi padre es blanco. Almorzar era la discusión entre el colorado y el blanco, en la época en que el colorado era la oposición al Partido Nacional como lo es ahora el Frente Amplio, pero se convivía, se aprendía y se ve la tolerancia, el respeto por el otro, las distintas posiciones», rememoró.

«En mi casa siempre se habló de política y la relación con la política empieza desde muy chico. Además uno no solamente tiene la familia de sangre, también tiene la familia del corazón. He tenido una relación muy cercana con la familia De la Peña, la familia de Pancho (Francisco, alcalde de Mariscala). Una relación muy fuerte con Javier, su padre, con su familia, hoy en día un poco más profunda con su madre y sus hermanas. Es una relación como de hermandad en la cual siempre se habló de política, siempre está el tema político arriba de la mesa, las cosas del país, del departamento, la cosa más corta, es decir, si se necesita un foco de luz para el estadio de Mariscala. En todos esos temas siempre he tenido participación desde chicos. Entonces creo que no nos quedaba otra cosa, otra actividad para hacer que la actividad política. Es una vocación, estoy en la etapa de querer ser un profesional de la política», sostuvo.

El presidente

El entorno tan prolífico para el desarrollo de la actividad política lo llevó a conocer a grandes figuras del sistema nacional y a muy corta edad se vinculó con líderes, como por ejemplo Luis Lacalle Pou. «Conocí a Lacalle Pou en el año 2004 por medio de Carol Aviaga, trabajé con ella, fui su secretario en el Senado de la República. Tuve la oportunidad de conocer políticos de gran trayectoria que estaban en ese momento en el Senado como Pedro Bordaberry, (Danilo) Astori, personalidades políticas como (José) Mujica, Jorge Larrañaga con el cual tuvimos una relación muy cercana y la posibilidad también de trabajar con un expresidente como Luis Alberto Lacalle Herrera, con el cual tengo una relación de amistad y sé que él me considera un hijo político, con el cual hablo bastante seguido, le pido consejos y tenemos una amistad bastante fluida. Eso hizo que la cercanía con la familia Lacalle también me diera cierta visión política del país y cierta visión política de nuestro partido», indicó.

«Para mí Lacalle Herrera ha sido un padre político y Luis Alberto Lacalle Pou ha sido un líder porque crecí en política con Luis Alberto Lacalle Pou viniendo al departamento de Lavalleja, yendo a Mariscala. El presidente tenía un perro en Mariscala con el que salía a cazar jabalí, el perro era El Abrojo, que lo tenía en la casa de un vecino de Mariscala. Iba a nuestra casa, a la casa de Javier De la Peña, de Pablo Sica, otros amigos, es decir, era una persona presente en la localidad, cuando era simplemente un diputado, cuando lo conocían pocos o lo conocían por ser ‘el hijo de’. Entonces ahí hicimos una fuerza de vínculo que llevó a que tengamos la relación que tenemos hoy, que es la relación de enviar un mensaje y que lo conteste, al Presidente de la República, que uno a veces no lo dimensiona», mencionó.

La 22

Pero en 2017, con menos de 30 años, Hernández comenzó a trazar su propio camino en el Partido Nacional y concluyó en «abrir la lista 12 para las elecciones de jóvenes con Dolores García Pintos y ya con el apoyo de Pancho (De la Peña), que en aquel momento era el coordinador de las Juntas Locales de Mariscala, Colón y Pirarajá. Entre los tres empezamos a armar eso que se empezó a gestar, a convocar jóvenes, ahí es el nacimiento de la lista 22».

«Ganamos la elección de jóvenes en el Lavalleja, le ganamos en aquel momento al diputado (el actual intendente Mario García) y a la intendenta (Adriana Peña), cosa que para nosotros significó un campañón, terrible desafío. Después fue un campañón lo que logramos con la elección nacional sacando la lista 22. En la interna del año 2019 votamos con el intendente Mario García en lo departamental y a lo nacional sacamos la lista 22. En octubre integramos la plancha a la Diputación, siendo hoy segundo suplente, en aquel momento íbamos en tercer lugar porque estaba el intendente Mario García encabezando la lista. Luego apoyando al intendente Mario García con la lista 22 a lo departamental obteniendo la intendencia, poniendo la directora de Turismo (Dolores García Pintos), teniendo el alcalde de Mariscala (De la Peña), una concejal en José Batlle y Ordóñez (María Inés Sosa) y un edil en la JDL (Hernández). Lo que para nosotros significó un campañón, porque siendo una lista joven, que en su momento nacía, obtuvo un gran resultado», valoró.

La Junta Departamental

Tal fue el impulso de la lista 22 que en 2020, Hernández llegó a ocupar una banca en la Junta Departamental de Lavalleja. El joven edil asumirá hoy la presidencia y estará acompañado por el nacionalista Luis Martínez, curul de la lista 58, como primer vicepresidente. Al cierre de esta edición, fuentes consultadas indicaron que la segunda vicepresidencia podría recaer en un representante del Partido Colorado o el Frente Amplio.

«A la JDL desde el primer día lo que quisimos reflejar fue que donde hay un tema en el departamento, donde hay un problema, una situación a resolver tiene que haber alguien de la 22 para tratar de ser parte de la solución, esa es nuestra premisa y tiene que verse reflejado en nuestro trabajo. Entonces eso es lo que hemos estado tratando de hacer en la JDL por ejemplo cuando hablamos en la media hora previa, cuando planteamos cuestiones de la escuela de Cerro Pelado, ese fue un gran desafío que tuvimos antes de asumir. La escuela de Cerro Pelado se iba a cerrar, nos pusimos en contacto con la gente de la zona, me acuerdo de Helena, una profesora, que hablamos bastante seguido, logramos que viniera Robert Silva, que la escuela no se cerrara y antes de asumir como ediles, eso lo tomo como un logro casi que personal, obviamente que los principales actores fueron los de la zona. Pero fue un logro que ellos saben que fue así, entonces me quedo con eso, es de las buenas cosas. Como también el cajero para Mariscala, gestiones que estamos haciendo todo el tiempo sin que a veces pasen por la JDL», señaló.

Primer nivel de gobierno

Hernández conjuga la actividad departamental con la nacional, ya que es coordinador nacional de los municipios. «Aparte del rol de edil tengo el rol en el Congreso de Intendentes de ser el coordinador para el Plenario de Municipios por el Partido Nacional. Eso hace que nos estemos dedicando a los 125 municipios del país y específicamente a los 90 municipios del Partido Nacional. Ahí me encuentra devuelta con la bandera de la descentralización. Entonces la descentralización ha sido un tema constante y latente en mi vida», expresó.

«Para mí no es tercer nivel de gobierno, para mí es primer nivel de gobierno porque si uno como tengo yo y la lista 22, tiene la política puesta al servicio de la gente, nosotros medimos la política en cercanía con la gente, el primer actor político que hay al lado de la gente es el alcalde el concejo municipal. Ahí se invierten los niveles de gobierno y nosotros decimos que el primer nivel de gobierno es el alcalde y el concejo municipal, el segundo nivel de gobierno son las intendencias y el tercer nivel de gobierno, es el gobierno nacional, medido desde abajo hacia arriba, desde lo particular a lo general. En ese sentido tenemos ese relacionamiento con los 90 municipios, acá en Lavalleja con el municipio de Mariscala muy estrechamente porque el alcalde es de la lista 22, pero además fomentando la creación de nuevos municipios», explicó.

Una de sus preocupaciones en la JDL fue impulsar la creación de municipios, sin embargo, «no se puede pedir municipios a lo loco, tenemos que tener un plan, que tiene que contener un esquema descentralizador. Entendíamos que José Pedro Varela se tenía que encargar de Averías, Pirarajá era necesario crearlo para que se encargue de Aramendía, que Mariscala era necesario crearlo para encargarse de Colón y que Batlle se debía encargar de Zapicán, Minas de Villa del Rosario y Solís de la zona de Aguas Blancas. Ahí teníamos un esquema descentralizador casi perfecto, el ideal como lo plantea la ley. Los municipios surgen de distintas formas y en el departamento de Lavalleja hubo instancias políticas donde se impulsaron pero en particular hubo instancias desde la gente, a esa gente que juntó las firmas la autoridad política le debía responder. En esa respuesta estuvo nuestro impulso de impulsar el municipio de Zapicán y últimamente el Pirarajá».

«Al de Pirarajá le pusimos un poco más de impulso al principio, luego caminó solo. En el Zapicán empujamos desde el principio, como también otras agrupaciones de nuestro partido. El caso de Mariscala es un ejemplo para todo el departamento. El último municipio que se creó fue el Mariscala, siempre le digo a la gente que piensen lo que era Mariscala hace cinco años atrás y lo que es ahora. El departamento con la plata de los contribuyentes está haciendo obras continuamente en Mariscala, pero obras por grandes cantidades de dinero, que sirven, que se ven, que se pueden palpar».

Salud Pública

En su trayectoria política, otro rol en el que se desempeñó fue en el Ministerio de Salud Pública, donde fue director de Adolescencia y Juventud. Asumió el cargo en 2020 y a los pocos días comenzó la pandemia por lo que «dejamos los cometidos del ministerio en esa área y nos pusimos a trabajar en la pandemia. En aquel momento terminé hasta pidiendo vacunatorios para Mariscala y para los pueblos del interior», recordó.

Hernández destacó especialmente al ex ministro Daniel Salinas, con quien mantiene contacto con fluidez y afirmó que «me marcó muchísimo su liderazgo, su amistad, pero sobre todo la forma en la que capitaneó el barco, la esperanza que le daba a la gente de adentro del ministerio pero también al uruguayo, al Ejecutivo, la solidez política sin ser político. Ese don de mando, ese tipo que nosotros lo veíamos venir caminando en un pasillo del ministerio y parecía que se te venía arriba Nixon, ese porte de gran persona de Estado que nos marcó una impronta muy grande y que nos va a dejar de los mejores recuerdos». Estuvo en la cartera hasta principios de 2022, cuando pasó a desempeñarse como coordinador nacional de municipios.

Admiración

Como a muchos blancos, Hernández siente una especial admiración por Aparicio Saravia. «Es un caudillo de oportunidad, de lo que le llamo un caudillo de situación. En aquel momento la democracia no es lo que es hoy, la democracia tambaleaba, era una cosa muy difuminada, el país estaba empezando a andar. Entonces que en aquel momento una persona hace tantos años se levante con principios tan vanguardistas siempre me llamó la atención, esa cosa que nos debe marcar que es ‘la dignidad arriba y el regocijo abajo’ para todos los que tenemos la verdadera vocación política. Eso de ‘prefiero a mis hijos pobres y con patria, que ricos y sin ella’, nos marca muchísimo», valoró.

«Por supuesto que también la figura de Wilson Ferreira, figuras de otras partes del mundo como Winston Churchill, (John F.) Kennedy, políticos de fuste, del mundo, en los cuales obviamente la gente sabe de lo que estamos hablando. Nos inspiran, nos dan muchos ejemplos y soy un apasionado de la historia porque siempre estoy tratando de leer, de actualizarme, porque creo que tenemos una obligación que es conocer la historia para no repetir los mismos errores. Además de eso conocer la historia de lo que nos rodea, conocer quién era (Luis) Curbelo Báez, Juan Antonio Lavalleja, saber por qué una calle se llama de determinada forma, qué episodios hay en nuestro departamento. Tenemos una figura histórica que nació en nuestro departamento y creo que no le damos el valor que tendría que tener, que es Wilson. Wilson nació en Lavalleja, es una figura que trasciende a los partidos políticos y sin embargo no le hemos dado la relevancia que tendría que tener», consignó.

«En nuestro departamento se produjo el primer levantamiento armado del año 1903, rumbo a la revolución de 1904 y son cosas que no le damos relevancia. Quizás no tenga una relevancia que hoy sea que nos cambie la vida pero son cosas que nos pasaron aquí, es de la madera que estamos hechos. Dentro de todas esas cosas nos hemos tratado de formar como una persona tolerante, fraterna y también ejercitando todo el tiempo la capacidad de escuchar. Una persona me dijo una vez ‘el ser humano no de gusto viene con dos orejas y una sola boca, hay que escuchar más y hablar menos’. Nosotros cuando hablamos es porque el tema nos interesa o porque estamos enterados o estudiados en ese tema, sino preferimos que tome la posta otro, porque los liderazgos de aquellos líderes que sabían de todo se terminaron», puntualizó.

«En la lista 22, si bien encabecé, tenemos un liderazgo abierto, un liderazgo en equipo. La directora de Turismo hace lo suyo, marca su impronta, el alcalde de Mariscala hace lo suyo y marca su impronta y nos tenemos que juntar cuando vienen las elecciones y estamos en la misma lista con las mismas prioridades sin importar quién sea el que va más adelante o el que va más atrás. Eso se mide en cuanto a la agrupación entienda que se sienta representada y creo que eso es lo que se viene en política. No puede haber figuras que acaparen todo y que ellos sean los que dan las buenas, las malas y dicen de lo que se habla y de lo que no se habla. Las agrupaciones tienen que ser participativas», enfatizó.

Minas

Cada edil que asume la presidencia de la JDL experimenta todo lo que demanda el Deliberativo Departamental, por ello, Hernández decidió mudarse a Minas. «Sé que hay varios que están nerviosos porque hay veces que a uno se le dificulta el no vivir en Minas, tener que salir de Mariscala a una hora, perder un ómnibus, agarrar un auto, salir de Montevideo. Para presidencia de la JDL hay que estar por las cuestiones administrativas, las cuestiones políticas», señaló.

«La novedad es que me voy a venir a vivir a Minas a encarar la actividad política de lleno, a estar acá, a encarar la campaña, a encarar el trabajo en la JDL. Eso es una muestra de que uno cuando está en esta actividad se la juega entero y creo que es un buen mensaje no sólo para los de adentro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *