05.12.2023 Blanco y colorado: Luis Martínez y Emilio Cáceres son los nuevos vicepresidentes de la JDL

0

Por Karen Corbo

Además del cambio de presidente de la Junta Departamental de Lavalleja, el jueves pasado también asumieron los nuevos vicepresidentes. La primera vicepresidencia fue para el edil Luis Martínez de la lista 58 del Partido Nacional, mientras que la segunda vicepresidencia recayó en el curul Emilio Cáceres de la lista 600 del Partido Colorado.

Primer vicepresidente

Si bien en su juventud estuvo la oportunidad de que formara parte del Deliberativo Departamental, finalmente en 2020 fue el año en el que Luis Martínez accedió a una banca en la Junta Departamental de Lavalleja. La propuesta en aquel momento vino de la mano del actual intendente Mario García a quien Martínez le preguntó si consideraba si él «podía estar capacitado», comentó el edil.

«Nunca quise que me pusieran en la lista para salir de edil pero Mario me dijo que me necesitaba como edil, hablé con mi familia y estoy ahí», comentó Martínez. El jueves el nacionalista recibió numerosos elogios por parte de sus pares a la hora de la votación. «La propuesta me llegó por medio de los compañeros que me ven como el más antiguo en la lista, como la persona mayor y todos los nuevos que van entrando siempre me conocen porque estoy trabajando con Mario desde que entró a la lista 58. Antes trabajaba con (Alejandro) Giorello cuando éramos una agrupación local, el primero que entró y participamos apoyando a líderes en lo nacional fue Mario que queríamos que fuera diputado. La primera Diputación la perdimos y después seguimos. Siempre era el presentador durante todas las reuniones en todas las campañas, hace más 20 años estoy trabajando en la 58», relató.

«Los compañeros con ese respeto y ese afecto que me habían demostrado me dijeron que al corresponderle la vicepresidencia a la lista 58 les gustaría que fuera yo. Hugo (Olascoaga) hizo todos los contactos, me preguntaron a ver qué pensaba y les dije que soy cristiano, vivo por fe, esto no tiene nada que ver con la política pero en mi vida sí porque hay cosas con las que no puedo transar, que son mis principios y valores. Primero lo tenía que hablar con mi familia y después esperar la respuesta de Dios si estoy capacitado», sostuvo.

«Mi familia siempre me respalda. Mi señora también que es la que siempre sufre todo como la falta de uno de noche, el primer año que fui al Congreso (Nacional de Ediles), que una vez por mes tenía que perder un fin de semana de estar en casa. Pero ella viéndome feliz también está feliz, es mi apoyo», afirmó.

«Lo hablamos con Joaquín, se llegó a un consenso que era conveniente él por ser una persona joven y con fuerza. Esto habla muy bien del PN por más que sea el partido más peleando entre sí mismo, nosotros como respaldo oficialista a Mario García tenemos una muy buena unión y pensamos que en todo lugar que nos corresponda tenemos que estar respaldando al que está más arriba. En el caso de Joaquín lo mismo, si bien no es de la 58, es un edil oficialista que también va a trabajar para la reelección de Mario García», consideró.

Segunda vicepresidencia

También es el primer período como edil para Emilio Cáceres, sin embargo, el colorado que asumió la segunda vicepresidencia de la JDL, fue primer vicepresidente bajo la presidencia de María Noel Pereira.

«Así como el primer año la persona que iba a ocupar la presidencia le ofrece a nuestro partido la primera vicepresidencia en aquel momento, nuestro partido propone a la persona, en este caso sucedió de la misma manera pero con la segunda vicepresidencia. Joaquín Hernández le ofreció al PC la segunda vicepresidencia y después en el caso nuestro me toca repetir a mí porque los ediles que están actuando en este momento, tanto Julio Fungi como Néstor Calvo son suplentes, lo que no les permite acceder a una vicepresidencia o a una presidencia de la JDL, sencillamente por eso me toca repetir una vicepresidencia», explicó.

Desafíos y expectativas

«La expectativa es hacer las cosas bien, hacer cumplir el reglamento, trabajar cuando me corresponda estar sentado no por la 58 o por el PN, sino porque en la JDL las cosas salgan de acuerdo al reglamento», enfatizó Martínez.

«Tengo buen relacionamiento con todos los compañeros de todos los partidos, comprendo que cada uno tiene que defender su sector político, que está puesto ahí por ciudadanía, algunos más guerreros que otros, algunos con más intenciones políticas, otros con un perfil un poco más bajo, pero eso es a lo que nos tenemos que adaptar dentro de la JDL. Veo que hay que hacer cumplir eso y ahora más que nunca estar unidos con todos los compañeros de todos los sectores para que nuestro trabajo deje también bien parado al presidente que han elegido todos los compañeros», consignó el nacionalista.

Con la campaña ya iniciada, el 2024 se plantea como diferente dado que se producirá el período electoral. «Me han dicho los compañeros que este es un año muy especial, compañeros que ya han vivido en otras épocas también este último año en el que hay elecciones, ya me han estado explicando un poco cómo es. Indudablemente estamos con la mente puesta ahí, afuera de la JDL cada cual tirará para su sector político y sabrá cómo tiene que trabajar, pero adentro de la JDL somos un cuerpo en el cual, por más que nos identifiquemos y reconozcamos al sector que defendemos, tenemos que cumplir un reglamento y hacer que todo lo que venga a la JDL, tanto a comisiones como a la mesa, hacer las cosas imparcialmente, como se deben de hacer. Después tenemos tiempo de hacer política afuera», expresó Martínez.

«Nada de eso puede llegar a un recrudecimiento sobre la persona, porque puedo ser blanco pero no tiene nada que ver con un colorado no pueda ser mi amigo y compañero, o un frenteamplista. Todo eso hay que tratar de conservarlo por más que estemos encima de una elección interna y después las elecciones nacionales y departamentales, que pueden llegar a crear un distanciamiento. Pero tenemos que cuidar la parte humana, somos todos vecinos de una misma ciudad. No podemos dejar mal paradas a nuestras familias con discusiones u ofensas hacia otro edil porque simplemente es de otro partido. Gracias a Dios esto es lo que tiene de hermosa la democracia de nuestro país y eso lo tenemos que cuidar», sostuvo.

Sobre el mismo tema, Cáceres manifestó que «teniendo en cuenta el aprendizaje del año pasado, de las vicepresidencias se aprende muchísimo y se aprende de la importancia que tiene el presidente de la JDL y del cambio de rol que significa, debido a que se debe tomar una posición mucho más imparcial y teniendo siempre por delante priorizando la objetividad y el buen desarrollo y la garantía de que todos los ediles puedan trabajar de la misma manera. Eso lleva mucho tiempo y compromiso, me tocó asumirlo el año pasado, este año con el aprendizaje del año anterior intentaremos en los momentos que me toque actuar y un poco acompañar, porque tanto Joaquín como Luis no han sido presidente en otra instancia, tratar de acompañarlos. Aconsejar por la pequeña experiencia que pude tener el año pasado de mantener esa imparcialidad, de que la JDL sea un órgano, si bien cada uno con sus ideas políticas pero desde la mesa mantener la mayor objetividad cuando sabemos que este es un año que va a ser mucho más complejo que el pasado porque se acerca la campaña electoral».

Objetivos

El colorado evaluó el año transcurrido desde el punto de vista del departamento, de la JDL y el personal. «En cuanto a los objetivos para el departamento creo que fue un año muy bueno, se logró que la JDL tenga consensos en aspectos fundamentales», consideró. «Hemos logrado consensos con todos los partidos políticos cuando los tuvimos que lograr, entiendo que a veces eso lleva algunas dificultades, no es tan sencillo lograrlos pero por suerte se lograron gracias a la apertura de todos los partidos políticos en la JDL pero también al Ejecutivo», añadió.

La adquisición del nuevo local de la JDL fue un objetivo celebrado por todos los ediles. «Es mi primer período como edil y rompe los ojos ver la JDL comparada con los otros departamentos, hasta la falta de independencia no solamente operativamente sino simbólica. No puede estar una Junta Departamental adentro del edificio de la intendencia porque hasta la ciudadanía confunde el rol y muchas veces habla con los ediles y nos dicen ‘ustedes que están en la intendencia’. Nosotros somos partes del gobierno pero estamos en la JDL, que es el órgano legislativo y está bueno también más allá de lo funcional y lo operativo que simbólicamente estén separados para que la ciudadanía empiece a comprender que son dos poderes distintos dentro del Gobierno Departamental», afirmó Cáceres.

El curul valoró los aprendizajes obtenidos en 2023. «Lo dijo el día de la asunción de la nueva mesa, aprender a valorar el trabajo que lleva el presidente de la JDL, que no deja de ser honorario y es un trabajo de todo el día, de todos los días y a toda hora. Después la importancia de nuestros funcionarios que lo hacen lo más sencillo posible para los ediles que muchas veces llegamos sin experiencia previa, a veces no conocemos muchos de los detalles. Es bueno que seamos humildes y reconozcamos que cuando llegamos muchas veces no sabemos cómo se realizan diferentes tareas y son los funcionarios los que rápidamente nos hacen entrar en carrera y aprender cómo son cada uno de sus detalles», admitió.

«Me dejó el aprendizaje y el valorar la función de cada una de las personas, desde el presidente así como de todos los funcionarios. Ahora tengo la oportunidad de repetir como vicepresidente, la corta experiencia que pude recoger este año espero poder brindarla al presidente y el primer vicepresidente para poder tener un año que se pueda parecer al año que termina», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *