31.07.2021 El psicólogo Alejandro De Barbieri conceptualizó en Zona Caliente la problemática del suicidio y la depresión

0

Por Leonardo Rodríguez

Los suicidios de futbolistas resuenan fuerte y marcan una alerta en la sociedad que va mucho más allá del deporte. En ese contexto, el pasado lunes, Zona Caliente emitió un mano a mano donde Fernando Blanco entrevistó al psicólogo Alejandro De Barbieri, tocando diversos temas.

De Barbieri marcó en referencia al impacto de los suicidios de futbolistas, que «eso que sacude, sacude un tiempo y nada más, la gente se adormece después, se olvida. Y los intentos de suicidio, los suicidios y la depresión es de toda la población de Uruguay, no es solo de los jugadores de fútbol. En los jugadores de fútbol ha habido casos más conocidos, y a su vez, hay un tema que lo tenemos que profundizar cada vez más, que es el tema de los varones. Se suicidan más varones que mujeres, 80 a 20 son los porcentajes», reveló.

VARIABLES QUE AFECTAN

El índice de varones que se suicida implica que «evidentemente ahí tenemos un problema grave para atender, a los varones nos cuesta más hablar de lo que nos pasa, nos cuesta más pedir ayuda. Y después nos cuesta más a los varones, identificar cuando un amigo está mal. Porque el que está mal, está mal y a veces no se da cuenta que está mal. Pero si ves un amigo que responde mal, tiene mal humor, está enojado, le habla mal a su esposa, a sus hijos, está irritable… ahí es donde nosotros tenemos que intervenir como sociedad, como amigos, como grupo. Yendo al fútbol puede ser la falta de vestuario, hay otras variables que a veces afectan al futbolista», resumió.

«TIENE QUE SER UNA REVOLUCIÓN»

De Barbieri alentó a la reacción de «¡los directores técnicos, los entrenadores, por favor! Esto tiene que ser una revolución de directores técnicos, de entrenadores, trabajando las emociones y no como muchas veces uno escucha decir ‘vos estás para terapia’, en tono despectivo. Mientras lo hagan como chiste, ¿te parece que puede ir un pibe a terapia? O el que está yendo, le va a decir a un amigo ‘che, yo fui a un psicólogo y me ayudó’, ‘fui a una psicóloga y me salvó la vida’, o sea, eso es lo que tenemos que cambiar como sociedad, porque si no seguimos siendo ‘machos tóxicos’ que no nos permitimos hablar de las emociones o permitirme un ‘estoy mal, estoy triste, estoy vulnerable’ para que alguien también venga a mi ayuda y me pueda sostener», conceptualizó.

«Hay que cambiar mucho esa cultura, porque por algo se da más en varones que en mujeres», remarcó.

EL VESTUARIO ES UN SOSTÉN GRUPAL

En materia de suicidios, «tenemos cifras que no se dan en toda Latinoamérica. Todos los demás países han pasado por dictaduras, por cambios de gobierno, han pasado por el Coronavirus y sin embargo, esto de los suicidios son estadísticas que nos ponen en primer lugar casi en el mundo».

Y en el plano futbolístico, «el vestuario, el grupo, como al adolescente se lo da el liceo, al jugador de fútbol se lo da el vestuario, es un sostén grupal que hoy en día de repente no tienen o tienen poco. Entonces, es muy importante estar atento a ese sostén emocional, ese sostén grupal. Hay muchos psicólogos deportivos que están en los clubes, pero después tiene que estar la mirada del compañero de sostener a un compañero que está triste, que está solo. Adelantarme a lo que precisa, ir a ver si precisa ayuda y no ‘yo estoy acá, cualquier cosa me llamás’. No te va a llamar, porque el tipo está mal, está triste, se separó, tengo que estar atento al celular, mandar un mensaje. Tenemos que cambiar por una cultura más de empatía, más de vínculos, menos individualista, porque sino me van a entrevistar a mí y a otros colegas, solo cuando hay un caso de conmoción. Y a parte casos conocidos. Después están los casos no conocidos y ahí son responsables los medios. A veces los medios amplifican en un titular: ‘Fulanito era una promesa, mirá como terminó’. Cómo se siente ese flaco que tiene 21 años, que tiene 24 años, que tiene su novia, que tiene su padre, que todo el mundo lo lleva a que tenga que ser exitoso. Tenemos que capacitar a los chiquilines también para las frustraciones. Creo que llega al 1%, o sea que la mayoría no va a llegar. Tenemos que tener grandes formaciones a nivel emocional para los chiquilines que disfrutaron del fútbol, pero que en el medio siguieron trabajando o siguieron estudiando, para cuando el fútbol se termine, tener otras habilidades para poder sostener su familia, para tener un trabajo. Porque si vos no tenés un trabajo para sostener tu familia, podés caer en una crisis de sentido muy profunda», argumentó el psicólogo.

«LOS PADRES TENEMOS QUE ESTAR DISPONIBLES EMOCIONALMENTE»

De Barbieri recordó que «he dado charlas para jugadores de fútbol, para equipos de primera. He dado charlas con Fabián Coito, con Sebastián Abreu, con gente vinculada al fútbol y sé que a muchos directores técnicos les cuesta que los jugadores puedan expresarse. Entonces ahí tienen que poner a alguien capacitado, con ciertas habilidades de empatía, de escucha, que se acerque al jugador para trabajar la motivación».

El cometido es claro. «Tenemos que formar personas, que son las que forman equipos. Y ese acompañamiento lo va a ayudar cuando mañana tenga algún problema personal o le vaya mal en el club. O cuando tenga que jubilarse, darle herramientas de resiliencia».

En el rol familiar, «los padres tenemos que estar disponibles emocionalmente. Tu hijo es un milagro, no es un problema. Le fue mal con el técnico, lo mandó al banco, ahí estamos los padres por estas edades de formación de las emociones. Si evitamos que sufran, evitamos que crezcan. Y cuando tenemos chiquilines sobreprotegidos, se enfrentan a una rivalidad transitoria en el fútbol y se nos vienen abajo porque tienen poca resiliencia. Es lo que más vemos los psicólogos en los últimos tiempos, chiquilines que no pueden tolerar la frustración. Es preocupante porque son chiquilines que tienen baja autoestima y van a ser más vulnerables a las adicciones», estableció De Barbieri en parte de la riquísima charla que sostuvo con Fernando Blanco en Canal 2 de Minas Cable Visión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *