09.02.2021 La importancia de hablar sobre salud mental

0

Por Karen Corbo

El fallecimiento del futbolista Santiago García impactó en América Latina y trascendió el ambiente deportivo para instalarse en la sociedad el tema de la salud mental. El jugador uruguayo de 30 años del Club Godoy Cruz de Argentina se suicidó el 4 de febrero, alejado del plantel estaba bajo tratamiento psiquiátrico por depresión.

La muerte del futbolista evidenció la necesidad de hablar de salud mental en los ámbitos deportivos pero también en la sociedad en general. Diario La Unión conversó sobre el tema con la psicóloga y docente Yliana Zeballos.

El ser humano es social y está claro que las personas con depresión necesitan acompañamiento. Para poder llevarlo a cabo es necesario «tener la capacidad de acompañar, que implica un tiempo de dedicación y de respeto hacia los tiempos de la persona y su historia de vida. Creo que es un gran desafío, depende también desde el posicionamiento del que estemos acompañando, si es como amigo, como familiar, como profesional», explicó Zeballos.

«Desde el punto de vista del acompañamiento en lo que tiene que ver un trabajo psicológico, en un trabajo terapéutico es importantísimo generar una alianza con el paciente, generar un vínculo de confianza, de afecto que le permita al otro abrirse al acompañamiento y a poder expresar las angustias, las ansiedades, las inquietudes, las preocupaciones, todo lo que la persona en ese momento lo inquieta y que lo lleva a ese estado más depresivo o justamente a sufrir una situación de depresión que puede ser temporal o puede ser crónica», detalló.

La psicóloga señaló que el acompañamiento técnico y psicológico en el caso de una depresión severa es sumamente importante. «La importancia del trabajo en conjunto, del abordaje integral que no es solamente la medicación, ni solamente el psicólogo, en muchas oportunidades hay que hacer una buena valoración y evaluación de la situación global, integral para poder también ver qué es lo que esa persona necesita y de ahí desplegar todo lo que tiene que ver con los apoyos y el acompañamiento. Muchas veces tiene que ver con los vínculos, con la red de sostén que tenga esa persona, con su red familiar, su red comunitaria, su red laboral que muchas veces está fragmentada o desquebrajada o puede haber una situación de aislamiento, de soledad», mencionó.

El éxito y el fracaso

La presión para ser exitoso y las dificultades de lidiar con el fracaso pueden influir en la depresión. «La cultura del éxito y del fracaso se ha venido globalizando lamentablemente, como que sos una persona exitosa o sos un fracasado, creo que tenemos que salir de esa dicotomía y poder pensar en la sociedad actual, son palabras que impactan emocionalmente porque se ha desarrollado como una cultura sobre eso», indicó la profesional sobre la necesidad de relativizar ambas posiciones.

Zeballos subrayó la necesidad de «poder transmitir sobre todo a los niños y a los adolescentes, que es una forma de prevención, lo que implican los valores humanistas más que los valores consumistas y poder generar situaciones donde demos prioridad a lo emocional, lo humano, al vínculo con el otro, al diálogo y a poder aceptar y asumir nuestras limitaciones, nuestras dificultades y que en la vida hay muchas veces que ganamos y que logramos lo que queremos y otras que perdemos y no lo logramos, ahí generamos un aprendizaje».

«Poder educar en el manejo emocional de la frustración y la generación de recursos que tenemos las personas para adaptarnos y asumir aquellas cosas que no salen como nosotros quisiéramos y poder plantearnos metas, replantearnos objetivos y lograr otras cuestiones que nos hacen felices o nos dan bienestar», agregó.

Desmitificar

Durante mucho tiempo en los medios de comunicación no se habló sobre suicidio por la concepción de que podría generar más casos. Si bien la muerte no es tratada como noticia, con el devenir del cambio social se ha visto la necesidad de comenzar a hablar sobre salud mental como forma de prevención.

«Esto tiene que ver con la historia de la locura, esto de qué es estar loco, qué es ser loco, si ir al psicólogo es estar loco, si ir al psiquiatra es estar loco, qué pasa con el concepto que tenemos de salud mental y el imaginario social que justamente se ha ido transmitiendo de generación en generación, que ha convertido este tema en un tabú, como el tema de la muerte. No se habla de la muerte, no se habla del suicidio y muchas veces hasta desde el punto de vista del lenguaje también disfrazamos las palabras para no decir las cosas con sus verdaderas palabras», reflexionó Zeballos.

La psicóloga enfatizó la importancia de que «se abran espacios en los medios de comunicación ya sea en la prensa escrita como en lo televisivo, en lo radial que se pueda hablar del tema. Eso es lo primero, es un signo de salud social, salud comunitaria, porque si sigue siendo un tema tabú va en detrimento de nuestra sociedad y de las personas que sufren estas situaciones y de las familias».

Prevención

«El suicidio se puede prevenir, entonces ya que sabemos eso, si la ciencia avanzó en eso tenemos que desplegar un montón de acciones para a la prevención del suicidio», sostuvo la profesional. A la vez, Zeballos resaltó que es menester trabajar con los sobrevivientes de suicidios.

«La posvención tiene que ver con poder tratar y atender a las personas que son sobrevivientes de un suicidio, ya sean los amigos, la familia. Justamente en el plan de salud mental lo que se plantea es la posibilidad de que el sistema de salud despliegue sus recursos profesionales para atender a los sobrevivientes en el caso de un suicidio y atender a la situación si se pudiera en el caso de poder prevenir consultar a tiempo, cuáles son aquellos indicadores que tenemos que tener en cuenta y derribar una cantidad de mitos», mencionó.

«En la actualidad los medios de comunicación generamos como una corresponsabilidad junto con el equipo de salud, los técnicos, también a nivel social comunitario y todo el ámbito de la educación que hoy por hoy se ve muy cuestionado porque son temas que se plantean desde lo educativo y los docentes muchas veces no saben cómo enfrentar esas situaciones con sus estudiantes. Los estudiantes muchas veces plantean inquietudes porque tienen un amigo o alguien que les dice que se quiere morir, que no quiere vivir más, que está triste, que se cortó, una cantidad de situaciones que surgen en las instituciones educativas y que los docentes como colectivo también tienen que estar preparados y asesorados y junto con otros técnicos de la salud mental que trabajan en los ámbitos educativos, y poder generar estrategias que lleven a la prevención y a buscar la ayuda a tiempo para que esa persona sea atendida en el momento oportuno para no llegar a esa situación», comentó.

En el caso de las familias, compañeros o amigos «el impacto primero es como todas las muertes porque la muerte siempre nos sorprende, nunca estamos preparados los seres humanos para la muerte y cuando sucede de esta forma hay como un gran sentimiento de culpa porque las personas más cercanas se siente responsable o empieza a hilar situaciones y a pensar, porque justamente los seres humanos muchas veces creemos que todo lo podemos y hay situaciones con las cuales no podemos».

Zeballos recalcó la importancia de la educación sobre el tema, «poder asumir y aceptar que muchas veces tenemos que también estar atentos nosotros y para eso la educación y poder hablar de este tema nos permite desmitificar y estar atentos a los estados emocionales de las personas que más conocemos, que más queremos, que más cuidamos. De ahí es que tenemos que estar prestando atención a más cosas vinculadas a la tristeza porque si bien es una emoción que la tenemos todos los seres humanos y es parte de nuestra vida, también es cierto que hay momentos de tristeza y de felicidad, de compartir, de frustración, de angustia pero también tenemos que tener como una variabilidad en lo emocional y no permitir que la tristeza sea algo que tiña la vida de la persona y que no pueda salir de ese estado emocional».

Las personas más cercanas «son las que muchas veces luego de estas situaciones necesitan de una atención importante, porque genera mucha frustración, mucha angustia, un estado de culpabilidad muy grande y necesitan ser atendidos para poder comprender, asumir y aceptar sus limitaciones», concluyó la psicóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *