12.04.2021 Sofía Nappa Olivera: dedicada a la enseñanza, las letras y el teatro que han sido su pasión

0

Por Karina Núñez

Sofía Nappa Olivera es mujer, docente, escritora, madre, amiga, realizó teatro, que es una de sus pasiones, se dedicó a la educación la mayor parte de su vida, disfrutó la vida como ha querido y hoy es la protagonista de nuestra historia de vida.

Nos atendió en su hogar, una casa grande, antigua, acogedora, donde los libros sobresalen, sus mascotas escucharon cada palabra, siendo sin duda la mejor compañía y nosotros disfrutamos de esta hermosa historia.

Recuerdo en lo personal que cuando ingrese al liceo Fabini allá por el año 1990 conocí a «Rayito» cuando era la subdirectora del instituto, impartía mucho respeto y admiración, era una mujer seria y muy directa, hasta como niños en aquel momento le teníamos cuidado.

Puedo decir que hoy me encontré con una mujer así, pero a su vez con mucha ternura en su corazón, con amor por todo lo que dedicó a la enseñanza.      

Sofía Nappa nació el 27 de diciembre de 1934 en la ciudad de Minas y su infancia transcurrió en la capital serrana donde concurrió al colegio del Huerto, también hizo Liceo Fabini, además tres años de facultad de Derecho, carrera que dejó porque comenzó a trabajar, lo que la entusiasmó y la nombraron profesora adscripta del Liceo Fabini, donde dio clases de Derecho, que era justamente lo que estudiaba.

Las horas de clase y de adscripción le absorbieron mucho tiempo y perdió el entusiasmo de poder continuar la carrera. Recordó que estudiaba en Minas y daba los exámenes libre en la Facultad de Derecho en la Universidad de la República en Montevideo. Hizo tres materias reglamentadas viajando dos veces por semana, que era los días que tenía clase, con 4 horas en esos días de Derecho Penal y Derecho Constitucional, las demás materias las hizo libre.

Cuando le preguntamos cuándo nacieron las ganas de ser docente, relató que «quería hacer una carrera universitaria, pero cuando me llamaron para adscripción y empecé a dar clases me entusiasmó muchísimo y me gustó mucho. Había comenzado muy joven en liceos privados y veía que me gustaba mucho».

En el año 1961 comenzó a dar clases en el colegio del Huerto, hoy colegio Nuestra Señora del Verdún, con tan solo 21 años, después «me llamaron del liceo popular que no estaba oficializado de Solís de Mataojo y en 1966 entré en el Fabini, abandoné el de Solís y algunas horas que tenía en el Colegio del Huerto, porque no me daban los tiempos».

Toda su vida transcurrió de docente, dio clases también en el Liceo 2 Molino Viejo, también en el Liceo Militar. La educación de la época «era muy buena, los chicos no tenían tantas actividades y se concentraban más en los estudios. Estaban para los estudios, había salones con menos estudiantes y podía estudiar cualquiera, porque APAL si no podía abonar por mes como es costumbre, se le donaba y podía utilizar todos los libros y además había una biblioteca que funcionaba para que los chicos fueran a estudiar, tal y como ahora».

El Instituto Eduardo Fabini fue la institución donde más estuvo prestando sus conocimientos, comenzó en el año 1966 y se jubiló en el 2002, estando 36 años al servicio y en el año 1985 la nombraron subdirectora, acompañando en aquella época a los directores de Elena Chain, Ricardo Bayarres y Graciela Mercapide.

LA ESCRITORA

«Rayito» desde muy pequeña fue muy afín a las letras y desde muy chica escribía, hacía poesías, cuentos, mucha novela policial y por un tiempo dejó mientras estaba en Preparatorio. «Dejé de escribir, pero después empecé de nuevo y guardaba lo que escribía hasta que muchos años después alguien me dijo que tenía que pulir, corregir y publicar. Y así lo hice, con 45 años de edad, hasta hace dos años que publiqué mi último libro que se llama ‘Días de terror'», comentó.

Al ser consultada, Sofía expresó que «ya dejé de escribir porque los años pasan y uno va perdiendo el entusiasmo, por eso en este momento no tengo deseos de escribir, solo escribo algún pensamiento, algo corto, pero ponerme a escribir un cuento, novela o demás no siento ganas ni deseos», aunque «siempre me gustó escribir por lo policial y lo misterioso, y siempre dejar un mensaje que diera para reflexionar».

Tiene un total de 20 libros publicados y unas 8 o 9 obras de teatro, que muchas fueron llevadas a escena. Recibió un importante número de premios y reconocimientos por su labor como dramaturga y escritora en Uruguay y en España.

Sus obras como dramaturga son «La Casa» (1990), «Alerta» (1991) (premio AEDI), «Los gritos», «La máscara de la muerte», «El medallón trágico», «El florero mágico», «Luz para vivir», «El sueño del rencuentro», «La felicidad del reencuentro», «La extraña mansión». 

Entre sus libros para adultos se encuentran «El hechizo de un sueño» (1989 cuentos); «Los ángeles caídos» (cuentos 1993); «El caso Rosales» (novela 1994 y reeditada en 2017); «La casa encantada» (novela, 1998); «Cuentos de una noche de tormenta» (cuentos policiales, 2000); «El caos y la luz» (novela, 2012); «Las aventuras de Laura» (novela, 2013); «La venganza y otros cuentos de suspenso» (cuentos 2013); «El hechizo … y otros cuentos de misterio» (cuentos, 2014); «Los espíritus del teatro» (cuentos, teatro, 2015); «La extraña dama …y el tren fantástico» (cuentos, 2016); «Días de terror» (novela, 2019). 

Publicó cuentos en antologías realizas por AEDI y el Centro Hispanoamericano de Artes y Letras, artículos en revistas, diarios de Montevideo, Minas, Lascano, La Paloma, Colonia, entre otros lugares. 

ENSAYOS                                                             

También publicó los ensayos «Reflexiones» (2013); «¿Qué opinan? Opiniones sobre el diario vivir» (2014); «Borradores de aula» (1978); «Suspiros de estudiantes» (cartas entre la profesora y alumnos, y lo califica de ensayo, 2000 y reeditado en el 2019).

POESÍA                                                                                                    

Publicó «Juntos» en 1996.

EL TEATRO TAMBIÉN SU PASIÓN

El teatro fue también algo importante para la vida de esta mujer, tiene extensa actuación teatral como actriz, directora y dramaturga. Es egresada de la Academia de Jorge Triador y ha participado en una importante cantidad de talleres sobre actuación y dirección. Integró en 1958 la Comedia Municipal -hoy Departamental-, y sigue siendo parte de ella, ha participado como actriz en quince obras, donde también dirigió y fueron representadas algunas de sus obras. 

Dirigió por 20 años los grupos de teatro del Instituto Eduardo Fabini. Dirigió el taller de teatro de UNI 3 Lavalleja. Son más de 20 obras las que dirigió, no recuerda el número exacto, ya que diversificó las direcciones en distintos momentos y grupos.

«El teatro siempre me gustó desde niña que hacía en las escuelas, desde el año 1956 cuando se inaugura la Comedia Municipal y yo ingresé en el año 1958 para trabajar en la Comedia Municipal, después de muchos años trabajando me solicitaron que dirigiera y lo hice. También estuve en la comisión y entre intervalo e intervalo dirigí mucho el elenco del Fabini, alrededor de 15 años, donde recorrimos barrios, pueblos, también fuimos a Montevideo, en la escuela Nº1 dirigí también un elenco de la escuela, donde regía a niños a través del Ministerio de Cultura», reseñó.

Nuestra entrevistada de historia de vida dijo que cada vez que se hacía una obra de las que había escrito con tanto amor, sentía mucha emoción y un gran nerviosismo porque era lo que había escrito. Es muy normal ponerse nervioso, dijo «porque es parte de la sensibilidad y amé estar sobre las tablas haciendo lo que me apasionaba, pero es una gran emoción y alegría poder tener esa comunicación con el público».  

Sofía mencionó que «si hay una buena propaganda, si la obra gusta, la gente va al teatro, gusta de salir, ahora estamos quietos por la pandemia, pero siempre el teatro fue un lugar donde acudía la gente a disfrutar».

Rayito es asidua a ir al teatro, «me gusta muchísimo, iba mucho antes a Montevideo, pero hace unos años que solo lo hago de vez en cuando, pero antes cuando joven iba cada 15 días a ver teatro, lo que es una forma de aprender también para luego dirigir y actuar». Le gusta ver todo, desde drama, comedia, policiales, «siendo teatro me gusta todo», afirmó.

«HE SIDO FELIZ»

«He sido muy feliz en cada cosa que me propuse en mi trabajo, siempre muy conforme, a pesar de que como todo el mundo tuve momentos desagradables o tristes, pero en general me ha dejado alegría, además cuando los alumnos y ex alumnos me paran en la calle y me saludan con cariño eso me da una gran satisfacción y placer».

Recordó que tuvo excelentes compañeras y compañeros, auxiliares de servicio, que «nos llevábamos muy bien, que charlábamos, que tomamos un café juntos, siempre fue y hubo una gran armonía».

Al jubilarse en el año 2002, Sofía dijo que «primero sufrí mucho, no sabía dónde ubicarme, empecé a ir a coro, empecé un taller de literatura, quería ocupar mi tiempo y no sabia cómo, hice un curso de periodismo hasta que por último cuando me tranquilicé comencé a hacer teatro y a dirigir algo que tanto me gustaba y ocupe mi tiempo en cosas que me interesaban».

Ahora hace 4 años que dejó el teatro, «porque se ensaya de noche y por mi edad y mi salud, andar al frío e ir a lugares que están fríos para ensayar, mi salud no me lo permite».

Aunque contó que «ahora estábamos por hacer una obra de mi autoría junto a Gustavo Lescano y Laura Falchetti y eso sería quizás lo último que hago en el teatro, porque por mi edad ya tengo poca memoria, ni la vitalidad que tenía antes».

LA PANDEMIA

En cuanto a la pandemia, dijo que «he sufrido muchísimo, porque me gusta visitar a mucha gente amiga, me gusta que vengan a visitarme, aunque alguna visita a mis amigas cercanas de vez en cuando hago, también salgo a caminar y a hacer los mandados. Pero lo he sufrido mucho porque el encierro no me gusta y me hace mal».

Sofía vive con sus perros que son su gran compañía y su hijo, «un hijo del alma y del corazón que amo y que ahora está estudiando en Montevideo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *