17.11.2021 Se presenta en el Teatro Lavalleja la obra «De Apellido Amor»

0

Juan Carlos Scuarcia, Pilar Cartagena y Hebert Loza

Por Karina Núñez

En conferencia de prensa en Casa de la Cultura se realizó la presentación de una obra de teatro que se llevará adelante este próximo domingo 21 de noviembre a las 20 horas. En la rueda de prensa estuvo el Director de Cultura maestro Hebert Loza, acompañando a la actriz Pilar Cartagena y el dramaturgo Juan Carlos Scuarcia.

Loza anunció «el espectáculo de una obra muy importante, de un personaje que no todos lo conocemos, que es Olegaria Machado y el espectáculo trata de no solo difundir arte, sino de difundir la historia de Minas, cosas que muchas veces quedan guardadas».
La entrada es gratuita y se pueden retirar en el Teatro Lavalleja.

RELATOS Y LEYENDAS

Juan Carlos Scuarcia remarcó que «promocionado esta obra escrita como nouvell, cuento largo, a partir de la cual conversamos con Pilar para hacer una obra de teatro de forma unipersonal y desde hace un tiempo trabajó con ella para lograrlo. La novela se basa en la vida de Olegaria Machado Amor y no es una obra histórica, es una ficción sobre hechos que pasaron y que están en la oscuridad de la historia. En una colectividad cuando se va formando hay relatos que se repiten siempre y forman partes de las leyendas y hay otros relatos que son repetidos tantas veces por la sociedad».

La producción es realizada por INDIRA Producción de Artes, un emprendimiento independiente que busca la promoción, realización y difusión de las distintas manifestaciones artísticas desde una perspectiva contemporánea. 
En particular el proyecto «De Apellido Amor» nuclea a siete creadoras mujeres en roles centrales del espectáculo, actuación, dirección, producción, diseño y entrenamiento corporal.
Se tomó como punto de partida conceptual de la propuesta la importancia del aporte creativo de estas mujeres para contar la historia de otra mujer, artista olvidada al oír las páginas de la historia académica.

Scuarcia reflexionó que «Olegaria Machado Amor fue una poeta, maestra y traductora minuana que vivió entre la última mitad del siglo XIX y comienzos del Siglo XX. De su vida y obra poco ha llegado hasta nuestro presente, casi todo proviene de la narración oral y de algunos artículos de prensa de la época. También resulta de particular interés para la reconstrucción histórica las cartas de Florencio Sanchez quien fuera su alumno de la escuela primaria. En sus cartas la recordará especialmente como una mujer distinguida y romanticona, que hacía tortas fritas a sus alumnos los días de lluvia. A través de las cartas también podemos espiar y ficcionalizar la conversación que ambos tuvieron antes de la partida del dramaturgo a Europa. Descendiente directa de una de las familias fundadoras de la ciudad, su vida transcurrió como una niña patricia de su época. En su adolescencia se la recuerda como una joven vehemente que recitaba al viento versos Lamartine y de Musset desde el balcón de su casa. Apasionada seguidora de los vaivenes políticos de su época vio con entusiasmo el pasaje de Aparicio Saravia en aquel icónico 1904».

PARTE DE LA HISTORIA

«La memoria de los minuanos ha traído hasta el presente una historia de amor y violencia como pocas.
Dice la tradición oral que en su juventud Olegaria se enamoró secretamente de un militar perteneciente al Partido Colorado. También recuerdan las anécdotas de que él era un hombre casado y que una tarde cualquiera en la que cumplía funciones recibió un disparo desde la azotea de la casa de Machado Amor provocando un gran escándalo en la ciudad de Minas.

Aquellos hombres de la barbarie se amotinaron en el domicilio de Olegaria con el objetivo de comenzar una nueva revuelta. Según rescata la tradición oral fue en ese momento que Machado Amor confesó el verdadero móvil del disparo que hirió a un Jefe Político de apellido Melogno.

El exilio forzado de nuestra protagonista en Sarandi del Yi marcó el final de muchas posibles historias e intentó borrar aquel bochornoso suceso de la memoria de las sucesivas generaciones.
Sin embargo hasta el día de hoy resuena aquella historia por las calles de Minas.

Machado Amor vivió una época de hombres, fue testigo de cruentas luchas civiles. Amó e idolatró a hombres y caudillos con la misma pasión.

La violencia perpetrada por nuestro personaje, hija de un contexto histórico y de una concepción romántica del amor nos interpela sobre lo que permanece en nuestro presente que hace que aún veamos en el otro una posibilidad de posesión».

También remarcó que «nos hace reflexionar en torno al olvido, al que se condenó a una mujer artista, del interior del país, en un tiempo signado por lo masculino».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *