05.02.2022 Fancap hizo un paro sorpresivo cuando llegaron los primeros interesados privados en asociarse a la cementera

0

Por Karen Corbo

La mañana calurosa y húmeda de Minas ofició de contexto para el arribo de los primeros inversionistas que visitaron la planta de Ancap de la ciudad en busca de lograr un acuerdo para asociarse y formar parte de la industria cementera estatal. Sobre las 9:30 arribó una delegación para recorrer la planta que fue recibida por las autoridades del ente. A la misma vez, la Federación Ancap y el Sunca realizaron un paro sorpresivo en defensa de la industria cementera estatal.

«Este proceso de asociación ya está caminando, nosotros ya estamos al tanto, esta decisión ya está tomada, ya se está implementando, es parte de un proceso que es relativamente largo», explicó el presidente de Fancap Lavalleja, Germán Pastorino.

Pastorino indicó que el mismo grupo inversor que visitó la planta de Minas ayer, también pasó por Paysandú el jueves. «Manejábamos hace un tiempito, habíamos obtenido el dato de que había siete interesados hasta ese momento en esta asociación, ayer nos confirmaron que son once los interesados que compraron los pliegos», comentó.

Asociación

Tal como planteamos meses atrás, el proceso de asociación se encuentra en la etapa de «data room», es decir «que Ancap publica los activos de la empresa, todo con lo que cuenta la empresa. Entonces los interesados compran esos pliegos y pasan a formar parte de todos los interesados donde después se van a evaluar por parte del gobierno evaluarán quiénes son los que reúnen o cumplen las expectativas en cuanto a condiciones se refieren», señaló el dirigente sindical.

«En un principio la asociación está planteada de forma integral, esto quiere decir que son las plantas tanto de Minas como de Paysandú, son plantas productivas, como la planta de distribución de Manga, así como también la planta productiva de cal en Treinta y Tres», mencionó Pastorino. Sin embargo, «tenemos la firme creencia de que esto no va a ser tentador para ningún socio privado que uno solo se haga cargo de todo este paquete. Seguramente se dé un proceso al revés, sea la empresa que va a venir a ofrecer determinadas condiciones y se va a dar ese proceso inverso como lo planteó el gobierno».

El presidente de Fancap opinó que puede suceder «que una sola empresa esté interesada solamente en Minas y Paysandú termine cerrando, que no abarque la totalidad de las plantas como estaba planificado desde un principio como una asociación integral. También nos han cambiado las condiciones que supuestamente iba a exigir Ancap, en un principio hablaban de esta asociación integral y de mantener todos los puestos de trabajo, después se nos dijo que se iban a hacer grandes esfuerzos pero que no garantizaban mantener la totalidad de los puestos de trabajo. Esto para nosotros es muy grave, es decir, en la planta de Minas concretamente y en Paysandú pasa similar, la plantilla nuestra consta de cincuenta por ciento de funcionarios ancapianos y el otro cincuenta por ciento empleados de empresas tercerizadas, que trabajan todos los días con nosotros muchos hace treinta años, son compañeros que tienen 30, 40, 50 y 60 años».

Trabajadores

En cuanto a la fragilidad de la situación laboral de parte de la plantilla de funcionarios, Pastorino explicó que los «compañeros que pertenecen a empresas tercerizadas están en una situación muy delicada, es decir, todos estamos en una situación delicada. Ellos están en una situación particular, donde el directorio nos manifestó que no garantiza la totalidad de sus puestos de trabajo debido a que son la pata, contractualmente hablando, la más débil con el ente, los que tienen el contrato más débil son los que pertenecen a las empresas tercerizadas».

El dirigente indicó que se trata de «más de cien familias que trabajan hace muchísimo con nosotros y que tienen una incertidumbre tremenda, no saben qué va a pasar con su futuro, si van a seguir manteniendo la fuente laboral. En el caso de los compañeros ancapianos es una situación distinta pero también muy delicada, seguramente a nosotros se nos ofrezca pasar a derecho privado o mantener nuestro puesto en Ancap trasladándonos a otras dependencias del ente, esto sería en Montevideo seguramente porque es el lugar donde hay más plantas de Ancap, Maldonado también tiene su planta».

«Creemos que ante esa propuesta seguramente la mayoría va a acceder, esto va a implicar un desarraigo tremendo en la ciudad que le va a pegar muy duro a todo el comercio minuano. Esto significa que el proceso está bien activo, que es un proceso que es relativamente largo, más o menos está planificado que para fines del 2023 se concrete esta asociación, pero se va dando silenciosamente y a paso firme», agregó.

Reuniones

Pastorino comentó que el gremio tiene diálogo con el directorio del ente público, aunque «el último diálogo que tuvimos al respecto fue que nos citaron para simplemente informarnos un poco en qué iba este proceso e invitándonos si queríamos participar en elaborar o en incidir en determinadas condiciones. Escuchamos y asistimos a esa reunión, siempre que seamos convocados vamos a asistir, pero no vamos ni a hablar de asociación. Estamos esperanzados de que esto no se concrete».

En octubre de 2021 la Junta Departamental de Lavalleja conformó una comisión especial de seguimiento de la situación de la planta de cementos Ancap de Minas. En la única reunión que mantuvo con representantes del gremio «fuimos con algunas inquietudes y solicitudes concretas que creemos que apoyarían a la industria cementera, partiendo también de la base de que más allá de ideologías políticas, esta situación implica un golpe muy duro y una situación muy particular para los pueblos de Minas y Paysandú», sostuvo Pastorino.

«Planteamos en esa reunión y también en una reunión que tuvimos con el intendente (Mario García) la posibilidad de que la obra de la intendencia se realice con cemento Ancap. En ambas reuniones, inclusive en la que tuvimos con el intendente, nos manifestó que estaría de acuerdo y que iba a estudiar las formas. Tenemos el ejemplo de la intendencia de Paysandú, allí se está realizando la obra pública con cementos Ancap. Posteriormente que nosotros tuvimos esas reuniones se venía un Congreso Nacional de Ediles en Paysandú, quedó esa comisión de trasladar al CNE esta inquietud y después de averiguar y reunirse con el intendente de Paysandú y ver las formas en las que llevó adelante esta decisión. Lo mismo nos dijo el intendente» de Lavalleja, detalló.

«Ya le pedimos una reunión al intendente de nuevo, estamos esperando que nos cite, pensamos que ya se dio un tiempo prudencial como para que averiguara cómo eran las cuestiones legales, así que estamos esperando. No hemos tenido ninguna respuesta», concluyó Germán Pastorino, presidente de Fancap Lavalleja. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *