20.05.2022 ADEMU Lavalleja: «No vamos a tener la recuperación (salarial) a partir de este año como el gobierno se había comprometido»

Los dirigentes de ADEMU Laura Cáceres y Fabián Estavillo

Por Karen Corbo

A menos de un mes y medio para que se trate la Rendición de Cuentas, el gremio de los maestros reflexionó sobre los cambios ocasionados en el último año. Los dirigentes de la Asociación de Maestros del Uruguay (ADEMU) de Lavalleja, Fabián Estavillo y Laura Cáceres informaron sobre la situación actual de los docentes de Primaria.

«Entendemos que en esta Rendición de Cuentas tiene que haber un cambio en las políticas del gobierno, fundamentalmente en lo que tiene que ver con salarios y con inversiones, y en lo que el Codicen pueda solicitar, que tiene posibilidades de hacer una solicitud aparte de la que mande el Poder Ejecutivo», explicó Estavillo. El maestro mencionó que es momento para que tanto el Poder Ejecutivo y el Codicen tengan en cuenta a la sociedad, los niños y niñas, y la situación de trabajo de los docentes, así como también el salario.

Salarios

Estavillo hizo referencia a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios de los docentes. «Hemos tenido pérdidas desde el año 2020, por supuesto que hay una situación o un contexto nacional e internacional que no desconocemos, una pandemia que generó crisis, hoy en día una situación de guerra que genera precios a la alza y tenemos un estado de inflación importante, por lo tanto los precios han subido mucho, pero junto con eso los salarios no han acompañado esa suba de precios y por lo tanto hemos venido perdiendo durante este tiempo salario. De los últimos estudios que hay ahora sobre el último trimestre del 2021 a marzo, nos está indicando que vuelve el índice medio de salario a estar por debajo del índice de precios al consumo», es decir que «los salarios tienen menos poder adquisitivo».

«Creemos que debe haber un cambio en esta Rendición de Cuentas que permita a partir del año 2023 empezar a generar la recuperación que el gobierno se comprometió, por lo menos llegar a ese nivel de salario que se tenía en el 2020. El gobierno se comprometió que al final del período íbamos a tener el salario que tuvimos en el 2020, eso quiere decir en principio que durante este período de gobierno el salario de los trabajadores perdió, porque esa capacidad de compra no la tuvo ni la va a recuperar. Pero creemos que es necesario empezar cuanto antes, el gobierno se había comprometido a empezar la recuperación en 2022. Evidentemente con las políticas que lleva adelante, con este aumento por anticipado de un dos por ciento en junio, con el magro aumento que hizo en enero para públicos, con los pocos aumentos que hizo para privados y la solicitud ahora de convocar a los Consejos de Salarios para poder hacer adelantos en cada uno, evidentemente que no vamos a tener la recuperación a partir de este año como el gobierno se había comprometido», afirmó Estavillo.

«Estamos solicitando que el gobierno, el Codicen y la ciudadanía en general entiendan esta situación que los salarios cada vez están teniendo menos poder adquisitivo, estamos comprando menos cosas y que en definitiva eso nos afecta a todos, a los trabajadores y la sociedad», señaló.

Presupuesto educativo

El dirigente sindical aludió a los cambios en el presupuesto para la educación. «Los números nos dan que entre el 2020 y el 2021 se dejaron de realizar inversiones por 80 millones de dólares de la Anep. Eso redunda en que hoy tengamos peores sistemas de alimentación en las escuelas, es decir, que los comedores han bajado su calidad de alimentación en donde la población, los niños y niñas necesitan tener una buena alimentación. Tenemos mucha cantidad de niños y niñas en grupos, tenemos menos docentes, menos grupos y más cantidad (de niños), que todos sabemos que es al revés: los grupos tienen que ser menores para poder lograr los cambios educativos que requiere el país urgentemente y que estamos de acuerdo que se requieren hacer cambios en la educación. Pero con grupos más numerosos es muy difícil lograr cambios educativos profundos».

Otro de los cambios señalados por los dirigentes gremiales es en el programa de maestro comunitario. «Es un programa muy exitoso que trabaja el maestro o maestra con la comunidad, con la familia, iba a los barrios. Ahora cambió, se sacaron algunos maestros comunitarios de la escuela para incorporarlo a una inspección en donde tienen varias escuelas pero no están radicados en territorio y eso afecta fundamentalmente al vínculo más cercano que tiene que tener el docente con las familias», puntualizó Estavillo.

«Antes la referencia institucional era la escuela, las familias iban a la escuela. Esa referencia se perdió. Sin duda es una dificultad. Entonces consideramos necesario que se vuelva a tener el mismo énfasis que se tenía un tiempo atrás, que los maestros comunitarios estén in situ en las instituciones y estén acercando a la escuela a la educación a los diferentes hogares», agregó Cáceres.

También se refirieron al cierre de escuelas rurales. «Para nosotros y nuestro departamento es fundamental que las escuelas rurales se mantengan abiertas, sabemos que hay emigración del campo a la ciudad, pero se han cerrado escuelas rurales en donde podrían mantenerse, porque hasta este momento se trataba, así hubiera un niño en las cercanías, de mantener la escuela abierta», afirmó Estavillo.

«Entendemos que tenemos una cantidad de situaciones que no favorecen el desarrollo de la educación y después tenemos algunos problemas con todo lo que tiene que ver con las inversiones. Evidentemente que se tiene constantemente estar invirtiendo en nuevas escuelas, nuevos liceos, se tiene que estar refaccionando las propias escuelas que tienen dificultades, que a veces los salones son chicos, que a veces hay humedades. En este momento hay como una parálisis en inversión dentro de la Anep, particularmente dentro de nuestro departamento no hemos visto casi obras en este período y eso nos preocupa mucho, porque también genera inversión, genera más mano de obra y más trabajo, que es otra de las carencias que está teniendo el país o tratando de mejorar y salir de esta situación», sostuvo el dirigente gremial.

En el mismo sentido Cáceres indicó que «hubo un desmedro o una reducción en lo que tiene que ver con el maestro de apoyo, que funciona en las escuelas y que aborda o enfatiza a aquellos niños con rezagos, que tienen dificultades de aprendizaje. Este maestro cumple un rol bien importante para nivelar. Hubo una reducción, cosa que también nos preocupa. También hubo una reducción en los auxiliares de servicio. La pandemia si bien fue un momento bastante trágico empoderó esta cuestión y ahora se está volviendo a ir para atrás en este sentido y los auxiliares son fundamentales, no solamente los auxiliares de servicio, en nivel inicial, en los jardines los auxiliares que acompañan a la maestra en todo lo que tiene que ver con esa primera infancia que requiere tanta atención».

Formación

La docente señaló que hay dificultades para acceder a cursos de actualización. «Si bien sería mentiroso decir que no ha habido instancias de formación, tenemos dificultades los maestros para acceder a esos planes de formación, no nos permite acceder. Más allá de que han sido genéricos y no han abordado áreas. Durante un tiempo atrás existía lo que es la formación en servicio donde se enfatizaba un área y nos permitía al docente poder actualizarnos. Eso se dejó, hay instancia de formación pero acceden algunos compañeros que están trabajando en dispositivos puntuales, por ejemplo tiempo completo, tiempo extendido y aquellos que de repente estamos en otro tipo de formatos escolares no podemos acceder por el simple hecho de no estar ocupando esos cargos. Entendemos que es prioritario tener ese derecho de formación, de crecer profesionalmente sobre todo en aquello que se traduce en los niños, en mejorar la calidad de lo que les estamos brindando», enfatizó.

Comedores

A nivel nacional trascendió en varias oportunidades reclamos de vecinos de escuelas –sobre todo por redes sociales-, especialmente de la capital del país, sobre reducciones en los servicios de alimentación de los centros educativos, aspecto que el presidente del Codicen, Robert Silva, desmintió en cada oportunidad.

«Hay dos períodos, cuando empezó la pandemia y cuando los niños no van a la escuela hay una situación en la cual se comienzan a dar viandas y tickets. Evidentemente que no es lo mismo veinte pesos, treinta pesos, dependiendo de las características de la escuela lo que se invierte en un conjunto en una escuela o cuando se le transfiere directamente a una familia qué puede hacer con el monto que se adjudica. Ahí entendíamos que tenía que haber una mayor inversión focalizada en esos niños y niñas para que tuvieran un aumento de esos dineros que le llegaban para tener una mejor alimentación», explicó Estavillo.

«Lo otro son mensajes que han llegado a distintas instituciones, escuelas, en donde hay mensajes que no siempre están claros, que el presidente de condicen mantiene que no hay recortes en la alimentación pero los mensajes que reciben los cargos medios, los directores e inspectores, no van en un mismo sentido. Eso no quiere decir que se hayan reducido los dineros, pero hay en algunos casos problemas burocráticos que generan algunos retrasos en las partidas que llegan a las escuelas», puntualizó.

«Por un lado tenemos una teoría de que no hay ningún recorte, por otro lado no tenemos un presupuesto donde no se recorta pero cuando se va a ejecutar la política hay lentitudes que terminan haciendo que se ahorren 80 millones de dólares en lo que va de este tiempo en educación. Esos ahorros si no hay recortes, ¿dónde están? ¿Por qué no se ejecutaron? ¿Qué fue lo que hizo o que no se hizo con esos dineros? Muchas veces no se necesitan hacer recortes para que falte plata, simplemente con no ejecutar algunas políticas o retrasar los procedimientos evidentemente que eso provoca que los dineros o las necesidades de las comunidades no se cumplan», cuestionó el maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.